Somos profesionales dedicados a la instalación de ventanas Kommerling en Madrid, y como vosotros, hemos oído decenas de veces que un amigo, un familiar, o un conocido, han recibido dos presupuestos con un desfase de casi el doble de precio entre los dos. En algunas ocasiones, esta diferencia de cantidad es injustificada, y sólo se puede atribuir a un listillo que quiere enriquecerse a nuestra costa. Pero en otras muchas, si miramos al dedillo las calidades de unas ventanas y otras, descubrimos que el incremento del precio está completamente justificado.

De hecho, si vamos a comprar un coche y entramos en un concesionario Seat sabemos perfectamente que el precio no será el mismo que si acudimos a un concesionario Audi, ya sea por qué sabemos que la diferencia de los materiales utilizados por los dos fabricantes es diferente, así como los diseños y demás parámetros que diferencian una marca de otra.

A donde queremos llegar, es que una ventana tienen una vida media entre 40 y 50 años, y que muchas veces el presupuesto más barato no es necesariamente el mejor, ya que puede estar escatimando en calidades que harán que nuestra vivienda pierda calor, entre más ruido externo, o bien, que la durabilidad de nuestros cerramientos no sea la adecuada.

Además, como instaladores de ventanas Kommerling en Madrid, sabemos que la diferencia de ahorro energético en calefacción y aire acondicionado derivado de nuestros cerramientos puede ser altísima. Y con ello no sólo ahorraremos dinero, sino que también estaremos contribuyendo a conseguir un medio ambiente mejor y un uso de la energía mucho más responsable.

En Lavín Decoraciones y Montajes, S.L. somos conscientes de todos estos factores, por ello ofrecemos presupuestos ajustado al tipo de necesidad de cada vivienda, con los que aseguramos una perfecta insonorización y aislamiento térmico.